Desde el inicio de nuestro proyecto, decidimos ofrecer la mejor experiencia de natación para bebés, niños y mujeres embarazadas. No sólo en términos de metodología, profesorado, material de enseñanza, instalaciones, sino también (e incluso más importante) en términos de calidad e higiene del agua. Queremos que nuestro agua sea la más limpia y saludable, para poder ofrecer a los bebés y a sus padres/madres la mejor experiencia posible.

Siendo nosotros ingenieros con experiencia específica en productos químicos y medio ambiente, tenemos un alto requerimiento en términos de calidad. De hecho, queremos que este entorno sea beneficioso, no dañino. Un estudio publicado en American Journal of Epidemiology, una revista médica publicada en nombre de la Escuela de Salud Pública John Hopkins encontró que los químicos de las piscinas pueden ser dañinos cuando se inhalan, se ingieren o se absorben a través de la piel mientras se está nadando. Los investigadores encontraron que los subproductos de desinfección están relacionados con un mayor riesgo de cáncer (consulte el artículo completo aquí). Otro estudio de Bélgica confirma que el grupo clásico que utiliza cloro químico como desinfectante puede contribuir al asma, fiebre y alergias (ver el artículo aquí). Es por eso que buscamos las mejores tecnologías disponibles, proporcionando un rendimiento óptimo para la mejor higiene de su clase, pero sin ningún riesgo para la salud.

  1. Decidimos construir una piscina de agua salada: nuestro sistema de desinfección utiliza directamente la sal del agua para eliminar las bacterias. Gracias a esta tecnología no tenemos necesidad de añadir ningún producto químico en el agua, como normalmente lo hacen en la mayoría de piscinas, lo cual es una gran ventaja para la salud de nuestros clientes. El nivel de sal es bajo (10 veces menos que el agua de mar), pero es suficiente para proporcionar el nivel adecuado de desinfección. La ausencia de productos químicos también tiene un gran impacto en las pieles de los bebés.
  2. También decidimos implementar una lámpara UV (de media presión) para desinfectar el agua. El cloro por sí solo no es suficiente para limpiar el agua de todas las bacterias, especialmente las “cloraminas”. Si no se eliminan, las cloraminas se evaporan en el área de la piscina y causan graves riesgos de salud como asma: un estudio de la Universidad de San Diego confirma que inhalar cloro es peligroso y que el sistema de lámparas UV es una gran solución para la salud del nadador. Vea el artículo completo aquí. Nuestra lámpara UV de “presión media” mata todas las bacterias y todas las cloraminas, por lo que nunca olerá ningún olor a cloro en nuestra piscina.
  3. Filtramos el agua con el material “AFM” (micro partículas de vidrio), que ofrece una calidad de filtración dos veces superior a los filtros normales. De hecho, por lo general, las piscinas utilizan filtros con arena; Nuestras partículas de AFM son casi dos veces más pequeñas que las partículas de arena, lo cual permite retener dos veces más partículas en el sistema.

Finalmente, optamos por una piscina desbordante, lo cual permite una renovación continua del agua. En 2 horas, toda el agua está tratada, filtrada y renovada!

Además de toda la tecnología, nuestra instalación dispone de múltiples duchas y jabón de alta gama para que todos los adultos se duchen con jabón antes de entrar en el agua. La combinación de esas 3 tecnologías sumado a la piscina desbordante y las duchas garantizan un agua 100% saludable, clara y limpia. Los controles que realizamos varias veces al día y el análisis mensual realizado por un laboratorio certificado lo corroboran.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies