PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

¿Por qué es tan bueno que los bebés naden?

“Existen estudios que sugieren efectos beneficiosos de las actividades acuáticas para bebés y niños pequeños en diferentes áreas, no solo la motora.  En todo caso, es una opción totalmente segura si se efectúa en el entorno adecuado y con el personal  idóneo. Es una excelente actividad lúdica para efectuar con los padres”  Dr. VICENTE MOLINA , Jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Universitario Quirón Dexeus.

El trabajo de estimulación en el medio acuático con el bebé aporta importantes beneficios en distintas áreas del ser humano: intelectual, psicológica, emocional, motriz, socio-afectiva y orgánica. En una amplia bibliografía se afirma que esta práctica es muy importante en el desarrollo psicomotor del niño.

1. Estimula el desarrollo psicomotor y cognitivo

2. Fortalece el sistema cardiorrespiratorio

3. Promueve el desarrollo del aparato osteomuscular

4. Mejora la movilidad intestinal

5. Favorece la relajación y contribuye a un mejor sueño

6. Fortalece el vínculo afectivo entre padres y bebés

7. Inicia la socialización ya que las clases se realizan con otros bebés y familias en el agua

8. Fomenta la autonomía y autoestima del bebé

 

Más información en NEWS.

¿Qué piscinas son adecuadas para los bebés?

El tipo de instalación  a utilizar para trabajar con bebés tiene más importancia de lo que en principio pudiéramos pensar.

  1.  La temperatura del agua debe estar entre los 31º C y 34º C, de esta manera el bebé se sentirá cómodo y podrás mantenerlo en el agua durante toda la clase. Los bebés disponen de una piel menos gruesa y de una red capilar subcutánea más densa, factores que favorecen la pérdida calórica.
  2.  La temperatura ambiente también es importante y debe situarse unos 2º C por encima de la temperatura del agua para evitar resfriados.
  3.  Es recomendable que la piscina sea cubierta y climatizada
  4. El vaso de la piscina debe ser un vaso especial de enseñanza, ideal 1,20 metros de profundidad, para que los padres y los profesores puedan sujetar con comodidad al bebé.
  5. Es importante que exista una zona específica para cambiar al bebé cerca del vaso de la piscina para evitar resfriados
  6.  Las instalaciones deben tener una adecuada ventilación para garantizar una buena calidad del aire. Piscinas con ultravioletas de media presión y un buen deshumidificador garantizan un aire sano.
  7.  La piscina debe disponer de un sistema acústico adecuado para evitar que el ruido afecte negativamente al bebé
  8.  Para evitar irritaciones de la piel y ojos del bebé, se recomienda evitar piscinas que utilicen cloro sintético. La cloración salina es una buena alternativa porque desinfecta el agua con el uso de muy bajos niveles de sal

La piscina de Penguins cumple todos los requisitos mencionados ya que ha sido diseñado específicamente para bebés y niños pequeños.

¿A partir de qué edad mi hijo aprenderá a nadar?

Depende de cada niño y de sus experiencias anteriores en el agua. Según varios estudios, el aparato locomotor está suficientemente desarrollado para poder nadar a partir de los 4 años. Sin embargo, muchos niños que practican actividades acuáticas desde edades tempranas consiguen desplazarse de forma autónoma en el agua a partir de los 3 años o, incluso, de los 2 años.

¿En qué casos no es adecuado ir a la piscina?

Cuando un bebé (o niño) tiene fiebre o está enfermo no debería ir a la piscina. Tampoco deben nadar los niños que tengan infección de oído o infecciones víricas de la piel.

¿Es recomendable apuntar a un niño a actividades acuáticas si padece: 1/Otitis, 2/ Asma 3/ Dermatitis atópica?

Otitis: la otitis es un proceso infeccioso que afecta a las diferentes estructuras del oído, produciendo inflamación. Para los niños más propensos a sufrir este tipo de infecciones es recomendable el uso de tapones a medida para que el agua no penetre en el conducto auditivo y secarlos suavemente después del baño con toalla o secador a baja velocidad.

Asma: el asma es una enfermedad crónica del sistema respiratorio. Muchos pediatras recomiendan práctica de natación en niños asmáticos, ya que no provoca excesiva presión pectoral, se practica en ambiente húmedo y aumenta la capacidad respiratoria.

Dermatitis atópica: es la inflamación de la piel que también se conoce como eczema. La piel de los niños que la padecen presenta un estado constante de sequedad. La práctica de la natación es adecuada siempre y cuando se hidrate la piel después de cada baño.

¿ Si mi hijo tiene algún tipo de discapacidad puede nadar?

Claro que sí. Para la mayoría de niños, nadar favorece muy favorablemente su desarrollo. En Penguins, pensamos que todos los niños deben tener la oportunidad de aprender a nadar y de disfrutar de todos los beneficios que aporta esta actividad.

¿A partir de qué edad el bebé está preparado para afrontar el medio acuático?

El bebé está preparado para afrontar el medio acuático desde el primer día. Cuanto más tarde comience su trabajo en piscina, más inquietud ofrecerá el medio y con más facilidad aparecerá el indeseado “miedo al agua”. En Penguins recomendamos empezar cuando los padres se sientan preparados ya que es importante que la experiencia en el agua sea positiva desde el primer día y que los padres transmitan seguridad a sus hijos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies