fbpx

Acudir con tu bebé a la piscina hará que se desarrolle mejor a nivel físico y emocional. La sensación de libertad que experimentará en el agua le aportará sensaciones nuevas que fortalecerán el vínculo entre el papá-bebé-mamá. La clave es que tu pequeño recibe estimulación temprana en el agua contigo a su lado. Sin duda una excelente oportunidad para fortalecer el vínculo con tu bebé.

Agua, movimiento, calor y mucho amor, ingredientes para un medio ideal

El medio acuático aporta numerosos beneficios a los bebés. La mayoría de los expertos coinciden en que el objetivo de poner a los bebés en contacto con el agua a una edad temprana no tiene nada que ver con una clase de natación estándar sino que va mucho más allá.

Aunque existen múltiples motivos por los que apuntarte con tu bebé a la piscina, vamos a nombrarte tres principales:

* Potenciar la psicomotricidad de tu bebé

* Facilitarle nuevas experiencias motrices y sensoriales

* Crear recuerdos inolvidables que fortalezcan más los lazos biológicos con tu hijo

Durante los nueves meses de gestación, su hogar está compuesto por un medio líquido y este reflejo permanece en nuestra naturaleza durante unos meses después del nacimiento. Es por tanto una etapa ideal para potenciar esta capacidad.

Trasmitiéndole seguridad desde el primer minuto

El primer contacto de tu bebé con el agua es muy importante. Que tu bebé aprenda a flotar y a darse la vuelta cuando está boca abajo en el agua es algo importantísimo tanto para su seguridad como para tu propia tranquilidad como madre/padre. Con tu ayuda y acompañamiento, sentirá la confianza y el apoyo para desarrollarse y aprender dentro de un medio que facilita mucho sus movimientos.

Libertad y autoestima

La autoestima no es algo con lo que se nace sino que es algo que aprendemos en la infancia y que nuestra familia y entorno nos transmite. El agua es un fantástico medio para alimentar la autoestima del bebé. Una autoestima alta genera confianza en el pequeño. Como mamá o papá está con él en el agua le mostrándole confianza, esto es lo que se le transmitirá. El bebé se sentirá libre para realizar movimientos y también para socializar con otros bebés- familias. Aprenderá a relajarse mientras crece su autonomía en el agua.

Para motivar esta actitud, es importante que como padre o madre entres en el agua con tranquilidad, una sonrisa y con movimientos suaves. Si lo haces. el bebé no sentirá susto ni miedo y disfrutará a tope de esta experiencia contigo.

Momentos de tranquilidad y entrega

Para estimular la motivación y las ganas en tu bebé, como padre o madre puedes ir preparando el terreno antes de acudir con él por primera vez a la piscina.

Utiliza el momento del baño en casa para realizar juegos en los que se vaya acostumbrando al contacto del agua en su carita, en sus ojos. Una vez en la piscina, recordará estos momentos y los asociará a experiencias de diversión contigo. Si sientes que tu bebé se pone nervioso cuando el agua cae por su rostro, háblale con calma o cántale una canción para transmitirle que estás con él en todo momento  cuidándole y dándole seguridad.

Con la colaboración de los monitores serás testigo y partícipe de las aventuras acuáticas de tu bebé, reforzando todavía más el vínculo que tienes con él. La sensación de bienestar físico y emocional para ambos tras una sesión en familia dentro del agua es incomparable.

En nuestros centros Penguins ayudamos a las familias a construir recuerdos inolvidables que fomenten el cariño, el amor y las relaciones interpersonales.

Disfrutar con tu pequeño en el agua es una experiencia enriquecedora que aporta beneficios a todos los miembros que participan en ella. Fortalecer el vínculo con tu bebé nunca fue tan placentero.

¡Ven a conocer nuestras nuevas instalaciones ahora también en San Cugat!

Ya tenemos nuevos grupos en marcha para todas las edades desde los 0 meses

En esta sección puedes encontrar información de interés y resolver todas las dudas que te surjan.

¡Os esperamos!

 

Call Now Button